sábado, 22 de septiembre de 2018

REAL OVIEDO-ELCHE CF. Previa.

Este domingo (16:00), el Real Oviedo juega nuevamente ante su afición en el Carlos Tartiere con la intención confesada de sumar los tres primeros puntos como local. La empresa, con las consabidas dificultades inherentes a la categoría, parece factible si se tienen en cuenta los datos -siempre engañosos en fútbol- que indican que el Elche es un equipo que todavía no conoce la victoria y que el Real Oviedo ha mostrado buenas maneras en casi todos los compromisos previos. Con el Elche llega Pacheta, un entrenador de buen recuerdo entre los azules, que ofrece una variante de juego que conocemos bien: presión, entrega y juego directo. Así pues, el conjunto ilicitano utiliza las mismas armas que los locales, con lo que la diferencia deberá sustanciarse en base a la probada calidad de los oviedistas y al empuje del público, vital siempre.

Anquela dispone de toda la plantilla, exceptuando a Carlos Hernández que sigue con su proceso de recuperación. Alanís parece que entrará en la convocatoria, aunque más que probablemente no tendrá sitio en el once de inicio. Teneindo en cuenta las buenas prestaciones en general del equipo en pasadas jornadas lo más esperable es que el técnico jienense repita el once que dispuso en Lugo, quedando Tejera también a la espera de su oportunidad en el banquillo.

Herrero

Johannesson                   Forlín                             Bolaños                            Mossa

Javi Muñoz                                        Folch                                            Boateng

Bárcenas                                                          Toché                                                       Berjón


Anquela, hombre de carácter y que no se esconde, dio ayer una rueda de prensa en la que sorprendió por la crudeza de sus manifestaciones. Estamos de acuerdo con el en gran parte de lo dicho: él es el entrenador y por tanto quien mejor conoce la plantilla, tanto globalmente como individualmente. En las redes sociales estamos muchos aspirantes baratos a entrenador que creemos que un equipo real es como un equipo virtual de un juego cualquiera. Se nos olvida que los jugadores son personas y profesionales que ofrecen cada uno una suma de talentos y de déficits variables en función de muchas circunstancias que el entrenador conoce sobradamente y a los que trata de conjugar para obtener una buena suma final. En fútbol, nunca dos y dos son cuatro, y menos si la suma se hace a distancia y sólo tomando como base el último partido -a veces un resumen, o una jugada puntual-  a ojo de aficionado. Así pues, ánimo al entrenador, confiamos en él y sabemos que, como nosotros, quiere lo mejor para el club. Disfrutemos.