domingo, 26 de agosto de 2018

Córdoba CF-Real Oviedo. Crónica.

El Real Oviedo volvió a refrendar en el estadio de El Arcángel las excelentes sensaciones mostradas en pretemporada y en el primer encuentro de liga. Salieron los azules dsipuestos a llevarse el partido desde el minuto 1 sin especular en ningún instante y buscando presionar a los cordobeses todo lo arriba posible. El medio del campo -Javi Muñoz, Boateng y Tejera- dominaba el juego y la actividad de Bárcenas por la derecha ponía en aprietos cada vez a la floja defensa andaluza. Al poco de empezar, marcó Berjón tras combinación inteligente con Bárcenas. El partido -30 grados- sólo tenía un color el azul de los asturianos que controlaban el juego con autoridad tanto en defensa como en ataque.Los de Anquela tuvieron algún acercamiento peligroso más antes de que una asistencia de Toché -versión muy mejorada ayer del murciano- pusiese en disposición al panameño de marcar con clase su primer gol oficial con el Oviedo. El equipo de la capital del Principado se iba al descanso con una victoria clara y unas sensaciones acordes con dicha ventaja.

En la reanudación, el Córdoba, estimulado por el marcador y la grada, dio un paso al frente y consiguió pasar a dominar el encuentro y asomar a los dominios de Alfonso con verdadero peligro. El guardameta azul tuvo una intervención memorable al poco de comenzar, pero nada pudo hacer un minuto más tarde ante un cabezazo de Alfaro -solo- que acercaba a los de Sandoval en el marcador y resucitaba perennes fantasmas en los oviedistas. Pero este Oviedo parece de otra pasta y en vez de amilanarse buscó de nuevo la meta de Stefajovic. Primero fue Javi Muñoz, al que se le escapo el remate por muy poco anunciando las intenciones azules. Unos minutos después, Barcenas habilitó a un incansable Diegui que llegó hasta la línea de fondo y puso unestupendo balón para que Berjón sólamente tuviera que acertar con la portería. Los carbayones parecían haber sentenciado el encuentro, pero con el Oviedo raramente se llega a buen puerto sin zozobras. Así, el minuto 72, Piovaccari cuerpeó Carlos Hernández en un balón largo, salió victorioso del quite, fusiló a Herrero y apretó de nuevo el marcador. Nueve minutos más tarde, un buen Toché asistía nuevamente a Bárcenas quien con rapidez y buen toque definía y firmar así un doblete en una noche plena de acierto del extremo centroamericano. De ahí al final todavía los carbayones concedieron una postrera oportunidad a los andaluces para salpimentar el partido por medio de un penalti que Herrero -colosal anoche bajo los palos- se encargó de que no llegará más allá.

En resumen, otro buen partido de los de Anquela, con todavía algunos defectos por pulir, pero con mimbres para construir un equipo que aspire a todo esta temporada. 

Herrero. Providencial. Efectuó una de las paradas del campeonato y detuvo un penalti. Incomensurable bajo palos, flojeó algo más en los balones altos.

Diegui. Incansable. Subió la banda innumerables veces y casi siempre con acierto. En una de ellas asistió para el segundo gol de Berjón.

Carlos Hernández. Superado. Ayer al buen defensa azul le faltó contundencia en un par de momentos decisivos. Sigue siendo imprescidible.

Bolaños. Discreto. Se fajó como siempre con bravura y determinación.

Mossa. Defensivo. Se incorporó mucho menos al ataque de lo habitual. Protegió su zona con solvencia.

Javi Muñoz. Participativo. No alcanzó el nivel del primer partido, pero dejó muestras de su calidad.

Boateng. Baluarte. Inaudito que este jugador estuviera semiolvidado en 2ª B. Presencia y poderío físico yendo incansable de área a área. Su sustitución resulta inexplicable.

Tejera. Pelotero. Dominó el juego con claridad y visión, asomándose con asiduidad a la meta rival.

Bárcenas. Irreprochable. Participó en los cuatro goles y dio siempre sensación de peligro.

Berjón. Definitivo. Sigue sucediendo algo cuando entra en contacto con la pelota. Además, el hecho de que el equipo parezca tener otras alternativas ofensivas beneficiará sin duda su juego.

Toché. Asistente. Bregó todo el partido, no tuvo ningún remate franco, pero puso dos balones de gol.

Forlín. Incómodo. Desde su entrada no pareció desenvolverse con fluidez. Acabó cometiendo un penalti.

Aarón y Joselu. Sin tiempo.

Buen partido de los oviedistas a más de 30 grados. Los nuevos siguen ofreciendo excelentes prestaciones. Anquela tal vez no acertó con los cambios -el de Boateng, clamoroso- y, como siempre, tardó en hacerlos sobre todo si tenemos en cuenta el calor asfixiante y que todavía estamos a principios de temporada. Por lo demás al equipo se le ven hechuras y fortalezas de conjunto puntero de la categoría, aunque también se observan territorios para la preocupación y la mejora. De lo que por el momento no cabe duda es que la secretaria técnica realizó un buen trabajo este verano y que esta plantilla, corta pero con calidad, está destinada a dar muchas alegrías a la afición carbayona.

sábado, 25 de agosto de 2018

Córdoba CF-Real Oviedo. Previa.

Tras las buenas sensaciones dejadas por los de Anquela la semana pasada, aunque algo deterioradas por el regular resultado obtenido al final, el Real Oviedo afronta este sábado en El Arcángel su primera salida de la competición. Será interesante calibrar el desempeño de este nuevo proyecto azul en el feudo andaluz, pues si de algo han pecado los oviedistas en los últimos tiempos es de una evidente vulnerabilidad lejos del Carlos Tartiere.

La convocatoria solo sufre una variación con la incorporación de Aarón en detrimento de Sandoval que participará del estreno del Vetusta en Barakaldo en la liga de 2º B. Folch y Carlos Martínez, dos titulares a priori, siguen con sus procesos de recuperación con lo que el once más probable que ponga en juego el técnico jienense en el terreno cordobesista será el siguiente:

Herrero

Johannesson        Carlos H.         Bolaños            Mossa

Javi Muños                  Boateng                   Tejera

Yoel Bárcenas             Toché                  Berjón

Es decir, apostamos por la repetición de la alineación que saltó ante el Extremadura, dejando quizá la incógnita de la inclusión de Forlín en el medio campo, quizá en perjuicio de Javi Muñoz.

La temporada es muy larga y cambiante y estamos al principio, cierto. Pero el Real Oviedo tiene que ir sentando las bases de acuerdo a sus aspiraciones. El partido de hoy, complicado como todos los de la categoría, puede finalmente ganarse, empatarse o perderse pero lo que es irrenunciable es ofrecer un modelo de juego ambicioso, una solvencia a domicilio y una imagen de equipo con aspiraciones a lo más alto. Lo demás sería acudir al victimismo y a las explicaciones baratas. 

Finalmente, a título personal, me gustaría dejar escrito que si en mi plantilla fuese entrenador y dispusiese de dos jugadores argentinos de la calidad, el empaque, la experiencia y la solvencia de Champagne y Forlín, me parecería un sacrilegio dejarlos en el banquillo. El gen competitivo de los australes es de sobra conocido, así como su conocimiento del juego y de todos sus resortes, prescindir de ellos en una categoría como la de plata española me parece -mi ignorancia por delante- una temeridad y un despilfarro.

lunes, 20 de agosto de 2018

REAL OVIEDO-EXTREMADURA. Crónica.

El Oviedo salió fuerte ante un Extremadura timorato que limitaba a aguardar las acometidas azules. Los de Anquela controlaban perfectamente el juego y combinaban con rapidez y precisión. Fruto del dominio total oviedista llegó el tempranero gol de Toché –minuto 11- tras un precioso pase de Mossa. Toché, todo bien: gran desmarque, gran control y buena definición del murciano. Tras el gol, el juego discurría por los mismos derroteros: un Oviedo bien situado y con las ideas claras tanto con balón como sin él. A mediados de este periodo el partido entró en una fase más gris con un Oviedo más conservador y un Extremadura que no se aproximaba a la meta de un casi inédito Herrero. De cuando en cuando los azules, ya sin la energía inicial, se aproximaban al área extremeña, pero pequeños errores de precisión impedían que se convirtiesen en ocasiones claras de gol.

El segundo tiempo empezó con la tendencia con la que terminó la primera: un partido plano, con un Oviedo algo desorientado –quizá conformista- y con el Extremadura habiendo dado medio pasito hacia adelante. Los extremeños solamente alteraban el pulso de la afición oviedista en los balones parados, por lo demás mostraban una considerable inoperancia ofensiva que facilitaba mucho el trabajo de retaguardia de los de Anquela. En uno de esas escasas ocasiones extremeñas –un córner- llegó el empate de los de Almendralejo. Despiste defensivo y Álex Barrera remata libre de marca. Después -quedaban 15 minutos-, el Oviedo apretó, pero siguió pecando de falta de acierto final y se encontró con el meta del Extremadura -Manuel García- quien tuvo algunas intervenciones de mérito.

En resumen, el Real Oviedo dejó escapar dos puntos ante un equipo extremeño que pareció inferior y con pocos recursos ante los de Anquela y que además llegaba con numerosas bajas para este partido, pero que sin embargo supo sacar provecho de su único lanzamiento de esquina del partido para obtener un punto. Por juego, intención y mérito la victoria debió ser azul, pero esto es fútbol y en este deporte los goles no se merecen, se hacen. El Oviedo podría haber sentenciado el partido y no lo hizo y los dioses del balompié suelen castigar estas situaciones. Las buenas noticias vienen de lo observado en el encuentro: el Oviedo pareció un equipo que sabe lo que quiere, que presiona bien a su rival y que con el balón en los pies sabe jugarlo con criterio. Muchas de las caras nuevas de los azules mostraron además buenas credenciales y en conjunto se mostró un nivel general alto durante todo el encuentro, teniendo en cuenta además la altura de temporada a la que estamos. 

La competición acaba de comenzar y el equipo muestra un buen funcionamiento y los nuevos fichajes parece que van a aportar muchas cosas positivas, por lo tanto y por el momento cero preocupación y expectativas intactas. Sigamos disfrutando.                                                                                                                                    

sábado, 18 de agosto de 2018

REAL OVIEDO-EXTREMADURA UD. Previa.


 Resultado de imagen de escudo real oviedoResultado de imagen de escudo extremadura ud


Este domingo a las 7 de la tarde comienza el Real Oviedo otra temporada en Segunda División enfrentándose a un recién ascendido, el Extremadura de Sabas. La campaña pasada los azules estuvieron a un solo suspiro de conseguir entrar en play off, por lo que el objetivo inexcusable de la presente campaña es volver a luchar por estar entre los seis primeros de la tabla. El conjunto de la capital del Principado se ha reforzado bien este verano, al menos a gusto de la inmensa mayoría de la afición, por lo que se afronta la temporada con dosis altas de ilusión, aunque en esto no se diferencian mucho los azules del resto de competidores de la liga. Luego, como siempre, el discurrir de las jornadas irá poniendo las cosas en sus justos -y más reales- términos.

La expectativa por comprobar qué once pone en liza Anquela en este primer envite es alta por todas las alternativas que se le suponen al equipo. Lo que sí parece claro, tras las pruebas en los amistosos, es el dibujo 4-3-3 que dispondrá el técnico jienense. En principio, aquí apostamos por el siguiente equipo para estrenar la campaña teniendo en cuenta las bajas casi seguras de Folch, Carlos Martínez y Aarón:

Champagne

Johannesson             Carlos H.                 Chistian              Mossa

Forlín                  Boateng                 Tejera

Bárcenas                                   Toché                                    Berjón

El Extremadura acude al Carlos Tartiere con una temporada nada más que regular, con la plantilla aún sin terminar de perfilar y con numerosas bajas -viaja con tres jugadores del filial-, en principio parecería una víctima propiciatoria, pero sabemos que cualquiera, en cualquier momento y en cualquier circunstancia puede dar la campanada en esta categoría. La humildad y el respeto al rival, garantizados por el talante del entrenador azul, son vitales para navegar con solvencia por la categoría.

El año pasado el equipo adoleció de juego en el mediocampo, la creación no era el fuerte azul y sólo los chispazos de calidad de Berjón y, en menor medida, Aarón sacaban al conjunto de una monotonía previsible. Este año, con la llegada de Tejera, Boateng o Bárcenas -por hablar de los jugadores novatos que consideramos serán de la partida- la capacidad de manejar el partido, abrir el campo y llegar al área rival parecen multiplicarse. El Oviedo de esta temporada parece concebido para presionar muy arriba al contrario y saber jugar con criterio las posesiones, además parece que el área rival estará más poblada a la hora de finalizar las jugadas. El domingo a partir de las 7 las incógnitas comenzarán a desvelarse. Disfrutemos.