domingo, 20 de mayo de 2018

REAL OVIEDO-SEVILLA ATLÉTICO

Anquela volvió al esquema que más réditos le ha dado esta temporada y alineó a dos laterales ofensivos y situó  nuevamente a Aarón de inicio. El equipo respondió con una primera parte plena de intensidad, de buen juego a ratos y numerosas ocasiones de gol. El talón de Aquiles de los locales fue la definición: al descanso un solo gol parecía escasa renta para la diferencia que se había demostrado sobre el terreno de juego. El Oviedo había sido muy superior a un Sevilla Atlético que parecía un mero convidado de piedra.
La segunda parte se inició de manera diferente: el filial sevillista salió con otro aire y el Oviedo parecía atenazado por la responsabilidad, lo que ofrecía el paisaje de un equipo visitante dominador y amenazante y un conjunto local demasiado preocupado por no encajar y fiándolo todo al paso de los minutos o a un contragolpe. Y eso fue lo que sucedió: en la primera ocasión que tuvieron los azules en la segunda parte, consiguieron lo que parecía la sentencia definitiva del encuentro y la dosis de tranquilidad que les hacía falta. El Tartiere respiraba. Sin embargo, como bien sabemos los más veteranos en el oviedismo, nada es fácil en el Real Oviedo y poco después del gol en una jugada de fortuna los andaluces reducían distancias y ponían la angustia de nuevo en la grada. El resto de la segunda parte fue el suplicio habitual con un filial rondando el área de Herrero y un conjunto azul desaprovechando algunas ocasiones para cerrar el partido. El míster azul realizó los cambios antes de lo habitual en vista de la fragilidad azul y trató de dormir el partido con un trivote en el centro del campo, pero la intranquilidad siguió anidando entre los aficionados porque los sevillanos seguían buscando el empate. Así, con la consabida angustia, se llegó al final del encuentro.
Quedan dos finales, aunque parece que puede ser León -con previsible desplazamiento masivo azul- el sitio donde mueran o florezcan las posibilidades de este equipo tan irregular esta temporada. Los leoneses se jugarán la permanencia y los azules el playoff. No será fácil lo cual es una bendición para la afición carbayona que sabe que los premios a este club siempre le suelen llegar por el camino más tortuoso y complicado. Es el momento.

domingo, 6 de mayo de 2018

REAL OVIEDO-LORCA CF. Crónica.

El Real Oviedo recuperó hoy ante el Lorca algo del terreno perdido en las jornadas previas y sumó 3 puntos que le mantienen en la ilusión de luchar por la promoción de ascenso. El equipo azul dominó el encuentro con facilidad, sobre todo cuando a partir de la media hora el conjunto murciano se quedó en inferioridad numérica por la justa expulsión de Pina tras una fuerte entrada sobre Johannesson. Y más todavía cuando en la jugada siguiente Linares culminaba con olfato de goleador una jugada confusa en el área para adelantar a los locales en el marcador. Uno a cero y superioridad numérica: desde ese momento el partido fue un monólogo casi constante de los de Anquela por consolidar el marcador, pero las muchas opciones creadas no fructificaban por falta de precisión o exceso de aceleración en los últimos metros. El partido continuaba con un Oviedo que merodeaba el gol y un Lorca que, merced a lo corto del marcador, ponía la duda en los seguidores azules en sus escasas aproximaciones a la meta de Herrero. Finalmente, a los 76 minutos del encuentro otra vez Linares, esta vez tras una estupenda jugada de Mossa, cabeceaba el milimétrico centro del lateral para establecer el marcador definitivo y proporcionar a los aficionados azules un final de partido sosegado.

El conjunto de la capital del Principado está afrontando este tramo final de la temporada con las fuerzas justas. El campeonato se le está alargando a los azules que lo afrontan con más entusiasmo que energía o juego. La semana próxima, en Pamplona, una nueva final, quizá la más complicada de las 4 que se le presentan a los azules hasta final de temporada. Hay que seguir creyendo... y disfrutando.

Herrero. Cumplidor. El poco trabajo que tuvo lo resolvió sin dificultades.

Johannesson. Derroche. Energía en todas las acciones del lateral azul que provocó la expulsión del jugador murciano. De todos modos, cometió algunas faltas innecesarias y sus subidas casi siempre quedaron en nada.

Carlos Hernández. Suficiente. Contundente y eficaz en el corte, fue poco exigido por los visitantes.

Forlín. Completo. Corte y posicionamiento buenos, como siempre. Su labor con el balón en los pies fue más eficaz que los últimos partidos.

Christian. Sobrado. Como sus compañeros de línea tuvo una tarde plácida ante la inoperancia y la inferioridad del rival.

Mossa. Dominador. Controló su banda de arriba a abajo y creo numeroso peligro. El equipo volcó casi todo su juego por su banda y el valenciano respondió.

Folch. Oscuro Corte y brega con algunas imprecisiones que no empañan su desempeño.

Rocha. Baluarte. Cortó, jugó, asistió y se asomó en algunas ocasiones al área rival. Acabó desfondado.

Fabrinni. Excesivo. Su ansia por marcar diferencias le lastra casi siempre. Un regate menos, un pase antes... lo convertirían en más decisivo.

Berjón. Calidad. Los detalles habituales se vieron acompañados por alguna imprecisión de cara a puerta. Su banda, aliado allí con Mossa, es el reducto ofensivo del Oviedo hoy por hoy.

Linares. Goleador. Dinámico y trabajador. Buscó su momento y lo certificó. Bregó sin descanso tanto en ataque como en defensa.

Aarón. Imprescindible. Resulta vital para los oviedistas recuperar la mejor versión del ilicitano si se quieren tener opciones en este final de temporada. Intentó todo, no se escondió y se le vio algo más fresco que las últimas jornadas.

Toché y Mariga. Sin calificar.

sábado, 5 de mayo de 2018

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo golpea primero

Foto: OCB
Tras realizar una más que meritoria campaña, los Play off por el título de liga dieron comienzo ya este fin de semana para el Unión Financiera Baloncesto Oviedo. Su rival en la primera eliminatoria será un equipo complicado que ya save lo que es vencer al cuadro carbayón como es el Chocolates Trapa Palencia.
En la tarde de ayer se produjo el primero de los enfrentamientos entre ambos equipos que se disputó en Oviedo y la victoria cayó para el cuadro de Carles Marco que tras un igualado encuentro durante todos los cuartos, terminó con victoria local por un tanteador final de 64-58 para los pupilos de Carles Marco.
El segundo de los encuentros se disputará también en tierras asturianas este próximo domingo día seis a partir de las 12:15 horas y de salir nuevamente victoriosos los asturianos, cogerían una importante ventaja de cara a los próximos enfrentamientos que se disputarán en tierras palentinas.
La afición del Unión Financiera Baloncesto Oviedo también demostró en el día de ayer que está al cien por cien con su equipo y dio una muestra más de como se anima y apoya a sus jugadores durante todo el encuentro.
El MVP del Unión Financiera Baloncesto Oviedo fue Chema González, con 21 de valoración (15 puntos, 7 rebotes, 1 asistencia y 3 faltas recibidas). Por parte del Chocolates Trapa Palencia, dos jugadores lograron 11 créditos de valoración; Urko Otegui (12 puntos, 1 rebote y 6 faltas recibidas) y Nikola Cvetinovic (10 puntos y 5 rebotes).

Ficha del encuentro: 
 UNIÓN FINANCIERA BALONCESTO OVIEDO (64): Barro.M (3), Santana.F (7), Arteaga.O (12), Geks.D (-), Belemene.J (13) –quinteto inicial– Carlson.M (6), Vrkic.Z (-), Pérez.V (6), Karahodzic.K (-), González.J (15), Novak.N (2), Meana.A (-).
CHOCOLATES TRAPA PALENCIA (58): Pino.S (9), Otegui.U (12), Garrido.E (3), Busma.D (4), Grimau.J (8) –quinteto inicial – Pressley.B (-), Miso.A (8), Ruffin.D (4), Cvetinovic.N (10), Campara.S (-).
PARCIALES: (17-16); (13-14); (17-10); (17-18).