lunes, 18 de septiembre de 2017

Real Oviedo-Cádiz CF. Crónica.

Llegaba el Cádiz a la capital del Principado como líder invicto de la competición y los de Anquela, en otro partido muy luchado, consiguieron doblegar a los amarillos y quedarse con los tres puntos. El once inicial del Oviedo no contenía sorpresa alguna -lo que funciona bien es mejor no tocarlo- y sólo la inclusión de Aarón por Mossa era el cambio introducido por el jienense respecto al partido de El Molinón. En la primera parte salió mejor el Cádiz, controlando el balón y el partido. Fue un espejismo que duró 5 minutos. En seguida el Oviedo tomó el control del juego, adelantó lineas y comenzó a igualar el juego. Folch se incrustaba en este momento entre los centrales azules para ayudar en la salida del balón. Con algunos detalles de Berjón y Aarón y el empuje del resto del equipo los locales iban cercando a los andaluces en su parcela en busca de adelantarse en el marcador. A los 20 minutos Aarón intercambió posiciones con un despistado Yeboah, pasando a jugar este en la media punta y más escorado en banda el ilicitano. En el 23, Berjón dispuso de la mejor ocasión de la primera parte, pero su disparo desde el punto de penal se fue por encima del larguero. Con un par más de tiros de Aarón y un dominio infructuoso terminaba una primera mitad en la que los azules fueron mejores que un Cádiz reservón, aunque sin llegar a crear muchas ocasiones.

Al inicio de la segunda parte, el conjunto de Anquela entró con más determinación y ritmo forzando -Yeboah y Christian- varios disparos que se fueron desviados por poco. El Oviedo avisaba. A los 11 minutos Osuwu sustituía a un Yeboah intrascendente, para jugar como segunda punta y fortalecer la presencia en el área cadista. El Oviedo seguía rondando el área de Cifuentes, pero sin terminar de poner a prueba al meta gaditano. Hasta que llegó el minuto de Berjón: el 63. Solo Toché adivinó el pase magistral del ovetense que le ponía en disposición de batir al guardameta visitante. Lo demás pareció pura formalidad para el  9 oviedista: control con la izquierda, giro y gol. El Oviedo había hecho lo más difícil: abrir el marcador. Desde ahí hasta el final, los andaluces se estiraron algo más y rondaron el área de Juan Carlos, pero sin llegar a disponer de ocasiones claras de gol. El partido terminó con la victoria de un equipo azul que puso más que su rival en la búsqueda de los tres puntos y que tuvo un justo premio a su esfuerzo de todo el partido.

Juan Carlos. Bien. En un partido poco exigente para el mallorquín cumplió las veces que tuvo que intervnir. Por arriba dio seguridad.

Cotugno. Sólido. El uiruguayo estuvo en su línea de regularidad. Una falta peligrosa e innecesaria en el descuento fue su único lunar.

Verdés. Bien. Centrado es un defensa de categoría

Carlos Hernández. Sobrio. Buen partido de corte y posición.

Christian. Incansable. Subió y bajó la banda sin cesar, llegando con mucho peligro al área rival y rindiendo en defensa.

Folch. Regular. Ayudó a los centrales a sacar el balón y jugó siempre con inteligencia. En su línea intachable.

Rocha. Positivo. Un jugador en el punto de mira de parte de la afición se despachó un partido más que notable. Siempre en su sitio, tapó, ayudo y se le vio cómodo con el balón. Va a más.

Aarón. Desequilibrante. Empezó en el centro y acabó en banda. Jugador imprescindible que encara y que provoca situaciones de riesgo para el rival en todas sus acciones.

Yeboah. Despistado. No terminó de estar cómodo en la derecha y cuando pasó al centro no mejoraron sus prestaciones.

Berjón. Clase. Tuvo algunas ocasiones, pero puso el balón imposible que hacia falta para ganar el partido.

Toché. Goleador. Luchó todo el partido buscando su ocasión y cuando por fin la tuvo la mandó a guardar.

Owusu. Interesante. Se le ven muy buenas maneras. Sin duda puede llegar a ofrecer mucho.

Linares. Fe. No está teniendo oportunidades de gol, pero su trabajo incesante y su pelea con los rivales son encomiables. Merece marcar pronto.

Mossa: Sin tiempo para calificar su actuación.

Tres puntos más, recuperar la sensación de victoria, para dar tranquilidad a la espera de recuperar lesionados... y para consumar el sorpasso. Es anécdotico, seguro, pero esta semana los azules hemos dado otro pasito adelante en nuestra particular odisea: somos ahora mismo, aunque nada más sea por los goles a favor, el primer club de Asturias, cosa que no sucedía desde hace muchos, muchos años. El Real Oviedo es un equipo de verdad y esto es lo mejor que puede decir.La semana que viene otra de las asignaturas que se nos venía atragantando en los últimos tiempos: visitar al colista. Otra oportunidad para enterrar viejos temores.


@ricardo9467