viernes, 1 de septiembre de 2017

El derbi de la discordia


Ante los hechos que se vienen sucediendo en los últimos días y lo sucedido en relación al partido que el próximo día nueve de septiembre disputarán Real Oviedo y Real Sporting de Gijón en el estadio de El Molinón, desde la libertad de expresión a la que tenemos derecho y que este medio nos brinda pasamos a dar un  pequeña explicación sobre lo que todo esto nos parece.
El fútbol es un deporte de memoria, no se puede cuando un equipo está por encima de su eterno rival hablar muy alto y hacer mucha sangre ya que todo da la vuelta muy rápido y al que escupe muy arriba le puede caer sobre la propia cabeza.
La afición del equipo de la capital de Asturias que por mucho que le pese a algunos es el Real Oviedo ha sufrido durante los últimos años en los que se encontraba en categorías inferiores a las que sus vecinos las burlas, insultos y demás faltas de respeto de cierto sector de la afición gijonesa.
Muchas de las personas que ahora  apelan a esa cosa que llaman "rivalidad sana" y tildan la camiseta de las peñas carbayonas de incitadora a la violencia, eran las que hace unos años cuando el conjunto azul se encontraba en sus peores momentos y estaba al borde de la desaparición, lucían orgullosos enseñas como "yo acudí al último derbi de la historia", "all carbayones are bastards", "carbayón bueno carbayón muerto",  "adiós Oviedo a Segunda B" y tantas otras lindezas que para nada fomentaban en su tiempo la rivalidad insana ni nada por el estilo.
También desde un sector de la prensa se viene estos días diciendo cosas que al parecer no son muy reales, ya que el propio Real Oviedo en el día de hoy ha llegado a desmentir lo que se dice en uno de los diarios de más tirada y que firmaba una persona que en sus redes sociales comentaba lo bonito que era hacer sus necesidades en la que repito por si alguien no se ha enterado o por si no se ha leído bien: CAPITAL DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS QUE ES LA CIUDAD DE OVIEDO
El del domingo que viene debería ser un partido en el que ambas aficiones deberían disfrutar y pasar un rato agradable animando a sus respectivos equipos sin que nadie ya sea político, periodista, policía o cualquiera siga enrareciendo el ambiente lo que no servirá para nada más que para restar aficionados que podrían asistir en familia a ver el partido y para que una gran afición como es la del Real Oviedo, vea su nombre vilipendiado una vez más cosa que para nada se merece una gente que ha salvado a su club de su desaparición total y que es uno de los principales activos de un equipo que como dice la canción volverá a donde se merece que es la máxima categoría del fútbol español.
Veremos lo que sucede el próximo domingo y por supuesto lo contaremos aquí con su correspondiente crónica, pero una victoria de nuestro equipo tendría valor doble (sumaríamos tres puntos más que el Sporting no suma y se le cerraría la boca a mucha gente que hace unos años se frotaban las manos con nuestra desaparición gracias a la cual llenaron su famosa y seca cantera de jugadores oventenses que pasarían a ser de Mareo de toda la vida).