martes, 29 de agosto de 2017

Un derbi que levanta ampollas

Poco a poco y tras muchos años, se acerca el 9 de Septiembre, la fecha para el primer derbi tras casi 15 años.

Tras 15 años de insultos, menosprecios y vejaciones constantes, ahora llega al pueblo de al lado el cinismo personalizado en "rivalidad sana". La respuesta debe llegar por parte del Real Oviedo en el césped y en su estadio, donde más duele. Porque sí, ese club que iba a desaparecer y cuya afición se sobrepuso a instituciones, directivas y gestores va a volver a jugar un derbi. Y ese derbi va a simbolizar un triunfo, el triunfo de la tradición, de haber eliminado al enemigo (hasta cuando estaba dentro del club) y el de sobreponerse a los problemas, es decir, el triunfo del OVIEDISMO.

No hace muchos años de los escupitajos a jugadores azules en Ceares, ni de las denuncias del 2003, ni del coraje de Manuel Lafuente y todos aquellos que contribuyeron a que el Real Oviedo hoy exista como tal.

El 9 de Septiembre se va a vivir un derbi. Y ese derbi se lleva jugando desde hace 15 años.