lunes, 21 de agosto de 2017

REAL OVIEDO-RAYO VALLECANO. Crónica: Mal resultado, mejores sensaciones.



El Oviedo de Anquela sufrió su primera derrota en su presentación liguera. Las expectativas generadas durante la pretemporada no se vieron refrendadas por los azules en su esperado estreno ante su afición. El equipo, armado desde atrás y que trata de hacer de la seguridad defensiva una de sus señas de identidad, pecó de endeblez en el propio área y encajó tres goles vallecanos en acciones que parecieron mal resueltas por los defensas y el guardameta locales. Y eso que el partido se inició con un Oviedo presionante y dominador que impedía a los madrileños salir con comodidad de su campo. En una de esas acciones Samuel Berjón, uno de los destacados, acertó a recoger un mal rechace visitante para certificar el primer tanto oviedista de la temporada con un buen tiro cruzado. El inicio de encuentro era el soñado: dominio continuo y colocarse pronto por delante en el marcador. Sin embargo, tras una falta lateral de Verdés, que no lo pareció, el Rayo conseguía la igualada. Y en fútbol el estado de ánimo es fundamental como se sabe. Y ese gol visitante cambió el partido: los vallecanos se tranquilizaron y desde ese momento conseguían posesiones más largas y eludir con cierta solvencia la presión de los de Anquela. Y así, en una buena contra a 5 minutos para el descanso, Embarba acertaba a empujar el balón a la red, ante una cierta pasividad de Juan Carlos y Christian. El castigo para el Oviedo era seguramente excesivo, pero el fútbol no entiende de justicia, sino de aciertos y errores.

En la segunda parte, el Oviedo mejoró y acosó con continuidad la meta de Alberto. Aunque a sus aproximaciones les faltaba algo de precisión para concretarse, el empate no parecía lejano. Sin embargo, otra contra franjirroja fulgurante ponía el tercer gol y muy cuesta arriba el partido para los azules. También en esta ocasión la retaguardia local pareció que concedía más facilidades de las debidas. Desde ahí hasta el final, el Oviedo empujó, dominó, creó ocasiones, marcó un gran gol y fue muy superior a un Rayo que se limitaba a defenderse y dejar pasar el tiempo. No tuvieron suerte los locales que merecieron, sin lugar a dudas, lograr el empate.

El resultado fue injusto con los azules. Se vieron cosas positivas y otras no tanto. El míster sorprendió con la convocatoria y más aún con la alineación. 

Juan Carlos. Pareció algo atechado bajo palos en alguno de los goles. Con los pies pareció mejor que la temporada pasada.

Cotugno. Frágil en defensa y voluntarioso en ataque. Deberá mejorar.

Verdés. Correcto, aunque siempre juega al límite.

Valentini. Correcto. Bien por arriba, pero algo lento. Tiene la sapiencia y el saber estar que se le presupone a cualquier central argentino.

Christian. Luchó como siempre pero sin excesivo acierto.

Rocha. Literalmente desaparecido y sin sitio.

Folch. Dio equilibrio, cortó y jugó con criterio. Peco de cierta lentitud en ocasiones, pero parece un titular indiscutible.

Berjón. El mejor del equipo. Dos goles, juego, visión y clase. Gran aportación la suya.

Ñiguez. Apuntó buenas cosas, aunque en ocasiones pareció sin sitio.

Linares. Poco más que bullicioso y luchador.

Toché. Lento e impreciso.

Diegui. Muy fallón y desafortunado.

Mossa. Incomprensible suplencia la suya. Dejó buenas sensaciones.

Hidi: Hacia mucho que no se veía en Oviedo un jugador oteando el horizonte mientras conduce el balón. El pase del segundo gol a Berjón, excepcional.

Se inició la temporada con una derrota en casa: el peor de los escenarios posibles... Sin embargo el encuentro dejó bastantes pinceladas positivas más allá de la contingencia del resultado. El inicio del partido y la segunda parte en su gran parte mostraron a un Oviedo muy presionante y dominador y que sin duda será un incordio para sus rivales. Berjón, Ñiguez, Hidi, Folch y Mossa mostraron clase y maneras esperanzadoras. Hay jugadores, hay entrenador y hay una idea de juego. Por tanto, hay margen para la mejora y la esperanza.