domingo, 14 de mayo de 2017

Se acabó la broma

Arrancaba el partido en Tarragona con una alineación novedosa por parte del Real Oviedo de Hierro que, sorprendentemente, hacía que el equipo reaccionara y saliera enchufado al Nou Estadi. Pero el "efecto Hierro" duró 45 minutos. Un equipo encerrado, sin ideas, renunciando al ataque y defendiendo (o al menos intentándolo) y jugado sin pena ni gloria arrastrándose por el césped mientras el Nastic parecía un equipo Champions y se encontraba son numerosos regalos de los azules.

Todos nosotros habríamos pensado que el entrenador al ver tal esperpento hubiera reaccionado, o bien con cambios, o bien con cuatro voces...¡pero no! Hierro aplaudió y aplaudió, y cuando el equipo estaba perdido y no creaba juego pues quitó a Susaeta y metió a Vila (por continuar con el esperpento).

Sevilla, Alcorcón, Huesca, Zaragoza...y ahora también Tarragona. Y, como artículo de opinión que es, pregunto yo...¿No estamos a tiempo de meter a alguien que haga reaccionar al equipo y meterse en PlayOff? Estamos a tiempo!