lunes, 19 de diciembre de 2016

Basta de cinismo.

Por fin, y tras más de 1 año de promesas que no se cumplían, el Ayuntamiento de Oviedo se ha puesto a trabajar en arreglar una infraestructura municipal y pública como es el Estadio Carlos Tartiere. Una sectorización a medias, un campo con goteras, unos baños que se caen, un césped recién cambiado en unas condiciones inaceptables en el fútbol profesional, unos pobres banquillos con telarañas..., muchas son las carencias de un campo en el que el Ayuntamiento invirtió 300.000€, cantidad que no es apreciable a vista del espectador.

El cinismo y la demagogia que el actual Ayuntamiento de Oviedo está teniendo con el Real Oviedo es visible y notorio, no hace falta más que ver el papelón que hicieron en verano, iniciando más de un mes después las obras de instalación del nuevo césped, prisas y mala previsión más que reflejadas en el estado de este. Césped que deja en evidencia al Ayuntamiento, una vez más, cuando salta a la opinión pública que sólo hay un encargado para su cuidado y mantenimiento.

Tras prometer después de la sectorización no finalizada un compromiso con la institución han vuelto a quedar en evidencia.