domingo, 30 de octubre de 2016

UCAM-REAL OVIEDO. Crónica.


UCAM Murcia   Real Oviedo
60% Posesión del balón 40%
0 Goles 1
2 Tiros a puerta 1
7 Tiros fuera 4
9 Total tiros 5
0 Paradas del portero 2
8 Saques de esquina 2
5 Fueras de juego 2
0 Tarjetas Amarillas 4
0 Tarjetas Rojas 0
18 Faltas 12









Sexto partido consecutivo invicto del Real Oviedo lo que le sirve al conjunto de Fernando Hierro para seguir trepando en la tabla clasificatoria, donde ya es cuarto -virtualmente tercero-, situándose a un solo punto de los puestos de ascenso directo. Por octava vez en las doce jornadas disputadas, Juan Carlos terminó con la puerta incólume. El equipo azul ya es el menos batido de la categoría con unos esperanzadores 6 goles encajados en 12 encuentros.    




El partido de hoy fue similar a otros disputados por los carbayones lejos del Carlos Tartiere: dominio intenso del rival con numerosas aproximaciones y ocasiones que no acabaron en gol unas veces por la pericia de Juan Carlos y sus defensas y otras por la absoluta falta de puntería de los delanteros murcianos, penalti incluido. El Oviedo se defendió casi siempre con orden y entrega, buscando mantener su puerta a cero y sin que pareciera tener intencion alguna de reconocer si el portero rival había comparecido también al partido. El único gol del encuentro llegó en  un desafortunado rechace del hoy extradesafortunado Góngora tras un remate irrelevante de Verdés. El once de la capital asturiana se ponía por delante en el marcador sin ningún merecemiento más que su alianza con la fortuna y la defensa aguerrida. El resto del encuentro, una hora de juego, fue un quiero y no puedo de los locales ante un Oviedo rácano que no pareció nunca querer ir a consolidar su ventaja en el tanteador. El UCAM, con un argumentario futbolístico algo pedestre buscaba el empate, pero se estrellaba casi siempre en el consistente muro defensivo azul. En los últimos minutos, con los murcianos ya en modo rebato, pudieron los oviedistas hacer aún más mentiroso el resultado final. Sin embargo, no hubo más.  
 




El Oviedo está en racha de resultados positivos, eso es indudable. Y está circunstancia, unida a la consiguiente escalada en la tabla hacen acallar muchas de las críticas y olvidar los problemas evidenciados. Sin embargo, la temporada es larga y el equipo ha de comenzar a crecer en su juego. Es imposible aspirar a mantenerse en las posiciones de privilegio de la clasificación sin asomar apenas por el área rival y sometido a un continuo asedio a lo largo de casi todo el encuentro. Las circunstancias está ofreciendo al cuerpo técnico un escenario idílico para tratar de conseguir algo más que un grupo ordenado, aguerrido y meramente defensivo. Esta plantilla con algo más de picante en su juego atacante -y un césped decente en su estadio- está capacitado para aspirar a grandes cosas en este curso futbolístico.   







Twitter: @ricardo9467