lunes, 10 de octubre de 2016

REAL OVIEDO-RAYO VALLECANO. Crónica.

 
Real Oviedo   Rayo Vallecano
44% Posesión del balón 56%
2 Goles 0
4 Tiros a puerta 2
10 Tiros fuera 9
7 Saques de esquina 6
5 Fueras de juego 7
1 Tarjetas Amarillas 2
0 Tarjetas Rojas 0
16 Faltas 19

Tras la racha de resultados negativos el Real Oviedo ha sumado siete puntos en tres partidos lo que le sitúa de nuevo en la lucha por los puestos con premio. Salieron los azules con mucha fuerza y una presión alta asfixiante que impedía al Rayo salir con comodidad de su parcela. Hubo un par de acercamientos con cierto peligro pero que no fueron aprovechados por los locales. Poco a poco el Rayo fue equilibrando el encuentro y el partido entró en una fase de lucha y mediocampismo tan habitual en esta categoría. Un gol bien anulado al Rayo tras una falta lateral hizo titubear un tanto al equipo y a la grada Una de las debilidades obvias de esta temporada hacía nuevamente su aparición: el balón parado defensivo. Sin embargo, dos de los destacados azules -Michu y Linares- fabricaron, con su mérito seguramente repartido con los centrales madrileños, el primer gol del partido. Tras un robo en el centro del campo, Michu puso un balón en profundidad al delantero aragonés. Este persiguió el cuero escoltado por dos defensores vallecanos y consiguió a base de velocidad, fe y habilidad superar a Toño con un toque de delantero listo. El Oviedo se adelantaba en el marcador en la recta final del primer tiempo. Juan Carlos con dos intervenciones meritorias -siempre el juego aéreo como debe azul- conseguía hacer llegar a los suyos con ventaja al descanso.

Tras el entretiempo, el Rayo dio un paso adelante, facilitado porque los carbayones se parapetaron unos metros más atras con la idea de defender su valiosa ventaja y hacer daño a la contra. El conjunto madrileño está más cómodo dominando el encuentro y esa nueva situación le favoreció: llegaron los mejores minutos rojiblancos, con algunas ocasiones para empatar y otro gol anulado correctamente fueron los méritos de los de Sandoval. Sin embargo, el dios fútbol premia más que todas las cosas a la eficacia. Y así, en un balón al área Michu fue arrollado por la espalda por Rat. Falta clara difícil de apreciar si dentro o fuera del área que el arbitro decretó como penalti Toché, fuerte y al centro, certificaba la victoria local. El Rayo a partir de ese momento -26 de la segunda parte- bajó los brazos y pudo haber encajado algún tanto más. Sin embargo, ni Toché ni Michu acertaron y el marcador no se movió.

Victoria importante la del Real Oviedo hoy ante un equipo recién descendido y diseñado para ascender. Fernando Hierro optó, tras la experiencia del partido ante el Numancia, por repetir el 1-4-1-4-1 de Cádiz. Con Torró sólo en el mediocentro, Linares caído a una banda y Michu más adelantado y seguramente mejor aprovechado. El Oviedo se mostró firme atrás -salvo en balones aéreos a balón parado-, aunque en ocasiones Torró no era capaz de cubrir todo el espacio a las espaldas de los centrocampistas azules, lo que permitía a los rayistas aprovechar esa zona para acercarse al área azul. En cambio, los cuatro centrocampistas adelantados oviedistas permitían ahogar a los madrileños en la salida -primer gol- y tener presencia cerca de Toño.

Mención especial merece hoy Linares, el cual, jugando fuera de posición, a base de entrega y pundonor, se ha reencontrado nuevamente con el gol. Fue despedido con una gran ovación. Destacados también Juan Carlos, Fernández, Erice y Michu. Resumiendo, buena y trabajosa victoria ante un buen rival. Los azules, aunque sin excesivo lucimiento en sus presentaciones, vuelven a mirar hacia arriba. Con los puntos mejorará la confianza del grupo y finalmente el juego. La comunión entre equipo y grada parece finalmente restañada y en ese ambiente los azules podrán, sin duda, aspirar a todo.


Twitter: @ricardo9467