lunes, 3 de octubre de 2016

DERROTA DEL REAL OVIEDO RUGBY FEMENINO EN EL DERBI CONTRA EL GIJON RC



Este fin de semana se disputó un encuentro de rugby femenino en Gijón…a las 12:00 de la mañana, en el Campo de Rugby de la Universidad Laboral. Era el correspondiente al inicio de la temporada regular de la nueva competición Liga Norte AON que disputan equipos de Asturias, Castilla-León y Cantabria en categorías senior regional masculino y femenino, sub 18, sub 16 y sub 14.
Minuto de silencio por le fallecimiento del ex jugador del Gijón RC y la selección española Carlos Caicoya
El encuentro en si no tuvo excesiva historia, victoria sin excesivos problemas del equipo más fuerte, las locales del Gijón RC, frente a un equipo mucho más novel y con menos experiencia, el Real Oviedo Rugby.
La mañana favorecía a la práctica del rugby, soleada y sin viento, lo que animó a muchos aficionados de ambos equipos a presenciar el encuentro. El terreno de juego estaba bastante duro, aunque era regular y presentaba mejor aspecto que en anteriores ocasiones. Entre los espectadores se encontraban muchos de los directivos de la Federación de Rugby del Principado de Asturias, lo que ya daba a entender que el encuentro tenía algo de especial, más aun si cabe al hecho de que era un derbi entre equipos asturianos en una competición interregional.
La primera parte comenzó con un dominio territorial del equipo local con una fuerte presión que las ovetenses les costaba frenar, los primeros tres ensayos llegaron antes del minuto veinte, lo que era un muy mal presagio para las ovetenses, momento en el que parecieron despertar del sopor inicial y comenzaron a poner más empeño en sus acciones defensivas, logrando mantener el juego en la parte central del campo y concadenar fases sucesivas en las ocasiones en las que podían recuperar el balón, dado que las fases de conquista estáticas eran de dominio rojiblanco en su mayoría. Aun así en el minuto treinta y dos el Gijón RC marcó el último tanto de la primera parte y dejar el marcador en un 20 a 0.
La segunda comenzó nuevamente como la primera, con un dominio territorial de las gijonesas que aprovechaban un error de las azules para marcar en el primer minuto de la reanudación, y aunque el Real Oviedo se organizaba mejor en defensa, la mayor complexión de las jugadoras contrarias obligaba a que tuvieran que excederse en los placajes dobles y la mayoría con ventaja para el ataque, lo cual generaba espacios que nuevamente aprovechaban en el minuto cuarenta y ocho para poner ya el 30 a 0 en el marcador. A partir de ese momento el equipo carbayón se vino arriba y logró avanzar hasta ponerse cinco metros de la línea de ensayo del Gijón, que se hubo de emplear a fondo para parar las acometidas de las delanteras del Oviedo, sin embargo el esfuerzo no tuvo su fruto, y en el contraataque posterior serían nuevamente las locales las que marcarían un nuevo ensayo. Desde ahí hasta el final el dominio de Gijón se intensificó por el bajón físico, un último ensayo dejó el marcador en el definitivo 40 a 0 final.
Pero este encuentro es mucho más que una crónica o un resultado…realmente todos los partidos de rugby lo son. Antes del encuentro a las chicas del Real Oviedo se les dijo que salieran al campo a hacer lo que se espera de los que juegan al rugby…a divertirse, y que salieran de él con la convicción de que lo habían dado todo por el equipo, la camiseta y el escudo (y por cada una de las compañeras que estaban jugando, añadieron ellas…quizás eso lo más importante)…y en esos parámetros se midió este encuentro, el primer encuentro de liga regular del Real Oviedo Rugby femenino de la historia del club, el final de un largo camino de preparación y formación y el comienzo de competición y de buscar una evolución positiva y la consolidación y asentamiento como en su momento lo hicieron los chicos allá por el año 1983. Esperando que sea el comienzo de otro largo camino con futuros éxitos e historias de esas como las que cuentan los más veteranos del club…de ascensos y de liderazgos…pero paso a paso. El siguiente, el primer partido en el Naranco contra el CR Santander el 23 de octubre…y entre “paso y paso”…a entrenar.
La respuesta de las jugadoras, su estado anímico al final, y su cohesión como grupo hace que la afirmación de que hay derrotas que saben a victoria se vea reflejado en este equipo…las victorias ya llegarán, lo difícil es lo que ya han conseguido, ahora a mantenerlo con trabajo para no perderlo.
¡¡¡KIA KAHA!!! ¡¡¡HALA OVIEDO!!!