lunes, 22 de agosto de 2016

REAL VALLADOLID-REAL OVIEDO. Crónica.


 
R. Valladolid R. Oviedo
40% Posesión de balón 60%
1 Goles 0
5 Tiros a puerta 7
7 Tiros fuera 3
5 Paradas 1
2 Saques de esquina 3
2 Fueras de juego 2
3 Tarjetas amarillas 5
0 Tarjetas rojas 0
15 Faltas 16


El Real Oviedo perdió su primer partido de liga en Valladolid donde a pesar de la derrota dejó sobre el Nuevo José Zorrilla una buena imagen. El equipo salió con intención y dominó a los locales los primeros minutos con una defensa adelantada y una buena presión arriba. Lamentablemente para los azules, en un balón largo sin aparente peligro ni Peña, ni Verdés acertaron a despejar y José -el más listo en esta ocasión- batía a Juan Carlos. Se llevaban 17 minutos de partido. La decoración no varió con el tanto: los visitantes dominaban el partido, aunque sin excesiva profundidad y los vallisoletanos se resguardaban en su parcela buscando un nuevo contraataque. Sin embargo hasta el descanso todo quedó en una lucha incesante entre ambos conjuntos, carentes los dos de acierto y de ocasiones claras.

La segunda parte el Oviedo salió decidido a igualar el partido y empujó a los castellanos contra su portería. Los azules tuvieron varias ocasiones de marcar desbaratadas por un acertadísimo Becerra -el hombre del partido-. Hierro intensificó su búsqueda del empate con más madera: Pereira, Bedia y Alaniz entraron acentuando el perfil ofensivo del equipo. Pero hoy era el día del portero blanquivioleta y contra él se estrellaron las claras aunque escasas ocasiones carbayonas. Los minutos finales el Oviedo, ya desesperado y sin fuerzas ni recursos, abusó un tanto de los balones a la olla que resolvían con cierta holgura los defensores pucelanos.

Derrota azul en la primera jornada: por el momento nada preocupante. El equipo pareció sólido, trabajado y con las ideas claras. Las recientes incorporaciones dieron algunas muestras de su calidad y de su categoría. Se dominó en su estadio a un conjunto llamado a estar en los primeros puestos de la clasificación convirtiendo al portero rival en el hombre más destacado del encuentro. Magro consuelo -cierto es-, pero consuelo al fin y a la postre, ya que las sensaciones no fueron nada malas teniendo en cuenta que estamos todavía en la primera jornada de una larguísima campaña de 42. Es evidente que los pupilos de Hierro tienen mucho margen para la mejora pero no es menos cierto que por lo visto hoy hay mimbres suficientes como para esperar un buen desempeño del Real Oviedo en esta campaña. Nada de desánimos.


Twitter: @ricardo9467