lunes, 23 de mayo de 2016

UD ALMERÍA-R OVIEDO. CRÓNICA.

 
ALMERÍA
R. OVIEDO
48% Posesión del balón 52%
3 Goles 1
8 Tiros a puerta 6
11 Tiros fuera 12
5 Paradas del portero 5
5 Saques de esquina 14
3 Fueras de juego 2
4 Tarjetas Amarillas 2
0 Tarjetas Rojas 0
16 Faltas 13
 
En tardes como la de este domingo cuesta mucho ser seguidor del Real Oviedo. Un equipo y una afición que soñaban antes del partido con arrimarse a los puestos de ascenso directo y pelear hasta el final por el premio gordo de la temporada. El primer escalón hacia la gloria era un Almería casi en desahucio, muy posicionado en descenso, con la afición encrespada y argumentos futbolísticos escasos. Un rival al que se le vio nervioso desde el principio, aturullado, sin hilar otro juego que no fueran balones largos sin más complicaciones que buscar la segunda jugada. La lógica indicaba que ante un oponente en situación tan desesperada adelantarse en el marcador sería el inicio de la demolición. Los nervios, las prisas, las gradas encendidas suelen finiquitar entonces de forma traumática estos partidos de final de temporada. Tras una aceptable primera parte de los azules en la que jugaron como no se recordaba fuera del Tartiere, en los inicios de la continuación se hizo justicia en el tanteador. Parecía que ese gol de Linares impulsaría a unos y hundiría definitivamente a los otros. Pero el conjunto azul es diferente. Y nada de lo que era esperable sucedió. Con la hinchada rival abroncando a sus propios jugadores cada minuto más nerviosos y apurados, con la ventaja en el marcador que abría todas las posibilidades, habiendo sido además superiores hasta ese momento a sus rivales... Con todo esto a favor la última media hora tras el 0-1 resultó dantesca para los azules que recibieron 3 goles aparentemente sin que los andaluces recurriesen en ningún momento a la épica descabellada. El conjunto de Generelo ratificó una vez más las malas actuaciones que viene ofreciendo fuera del Carlos Tartiere y por primera vez en muchas semanas queda fuera de los puestos de playoff.

Lo que queda es seguir luchando los tres partidos que restan para intentar estar en las eliminatorias por el ascenso y tratar de olvidar cuanto antes la aciaga tarde del domingo. Quedan tres finales contra tres rivales de enjundia. Se  necesita todo el empuje, toda la unión y todas las energías concentradas en lograr ese objetivo. El jueves tenemos -todos- la primera final ante un durísimo Leganés.