lunes, 18 de abril de 2016

NÁSTIC DE TARRAGONA-REAL OVIEDO. CRÓNICA.

 
NÁSTIC DE TARRAGONA
REAL OVIEDO
48% Posesión del balón 52%
0 Goles 0
3 Tiros a puerta 0
5 Tiros fuera 9
0 Paradas del portero 3
9 Saques de esquina 1
4 Fueras de juego 0
2 Tarjetas Amarillas 4
0 Tarjetas Rojas 1
7 Faltas 14


Partido sin goles, de mucha lucha, ocasiones repartidas -aunque más claras para los locales- y empate que mantiene a los oviedistas en su posición de privilegio y les acerca un poquito más al dúo que comanda la tabla. Generelo presentó un esquema 4-2-3-1 por primera vez en su andadura como míster azul. El partido fue equilibrado, con dominio alterno. Las ocasiones más nítidas de gol, no obstante, fueron casi todas de los catalanes quienes obligaron a varias intervenciones de Miño. La primera parte fue de mejor posicionamiento azul con algunas aproximaciones interesantes al área tarraconense que no llegaron a cuajar. Erice y Vila controlaban bien el centro del campo y el equipo no sufría en defensa. Hervías y Valle lo intentaban por las bandas con más ganas que acierto. Toché luchaba en desventaja en punta sin que esa pelea acabará por concretarse en algo positivo. En varias fases de este primer tiempo los azules controlaron el partido a través del dominio de la pelota, pero cayendo en el pecado de la falta de profundidad. El Nástic arriesgaba lo justo y esperaba muy ordenado y aseado atrás. Poco antes del descanso Bautista sustituía a un lesionado David Fernández en lo que era un inconveniente serio para la defensa visitante.

La segunda parte varió la decoración. El Nástic dio un paso adelante y el Oviedo se aculó un poco más. A medida que el partido avanzaba los carbayones parecían ir perdiendo fuelle y el gol parecía que vendría de los locales o no vendría. Miño canceló las que iban entre los tres palos y los delanteros locales perdonaron algunas otras, algunas fruto de complicaciones inexplicables de los azules. Verdés fue expulsado a poco para el final. De forma injusta en esta ocasión. Los cambios introducidos por Generelo: Aguirre, Omgba aportaron poco más que entrega y lucha.

La Liga Adelante sigue con la igualdad por bandera. Los dos primeros pincharon esta jornada  y la clasificación se comprimió mucho. El Lugo -13er. clasificado- está a tan solo seis unidades del Real Oviedo. Todos los puntos son costosos de obtener como se esta viendo jornada a jornada. Y los azules no son una excepción. El conjunto de la capital del Principado sigue sin tener un rendimiento regular lejos del Tartiere pero hoy se ha sumado un punto más en casa de un competidor directo. Y ahora se vienen dos partidos seguidos en casa que pueden ser muy importantes de cara a las aspiraciones oviedistas. El Tartiere debería ser un fortín cómodo para los jugadores locales, ya que todos a una es el único modo como se podrá lograr el ambioso objetivo marcado una vez conseguida la permanencia. Esperemos que el sábado sólo lleguen ánimos y empuje de la grada hacia todos los jugadores. Lo contrario sería estar firmando la defunción de la ilusión esta temporada.


Twitter: @ricardo9467