domingo, 7 de febrero de 2016

ALBACETE BALOMPIÉ-REAL OVIEDO. CRÓNICA.


ALBACETE R.OVIEDO
43% Posesión 57%
4 Tiros a puerta 2
3 Tiros fuera 3
3 Corners 5
1 Fueras de juego 2
0 Paradas del portero 2
18 Faltas 17


Primera parte que resultaba reconocible para los aficionados azules esta temporada: a los 14 minutos el Oviedo perdía por dos a cero, un clásico oviedista que ya creíamos olvidado. No había sucedido nada a reseñar cuando tras una pérdida en el centro del campo llegó ell primer gol del Albacete. Un tanto inapelable de Carmona de zapatazo extraordinario que se coló como una exhalación por la mismísima escuadra de la meta de Esteban que no pudo hacer nada ante el obús enviado por el albaceteñó. Iban 12 minutos y el encuentro se ponía complicado. Dos minutos más tarde la situacióm empeoraba cuando, en una indecisión entre el buen guardamente azul y David Fernnández, el balón sin aparente peligro que llegaba desde la banda fue más listo que ambos y mansamente tomo rumbo a las redes, el error doblaba la herida oviedista. De ahí en adelante el Oviedo adelantó líneas: Peña pasó a jugar prácticamente de extremo basculando Bautista algo más al lateral para jugar de facto con una línea defensiva de tres. El Albacete con su cómoda ventaja en el marcador se limitaba a encerrarse atrás con orden y tranquilidad y no pasó apuro alguno hasta el descanso. El conjunto de Sergio Egea no había sido inferior a los manchegos en el cómputo global de estos primeros 45 minutos, pero un acierto aislado de los locales y un burdo error propio dejaban el tanteador con claro color albaceteño.

En la segunda parte el Oviedo porfió y los cambios, como siempre ocurre con Egea, variaron para bien el decorado del partido: Aguirre, Míchel -en su estreno- y Cervero aportaron acierto y profundidad al juego carbayón. El Albacete, a resguardo en su parcela, buscaba los contraataques que fueron bien abortados por los jugadores azules que derrocharon sacrificio en los apurados retrocesos hacia campo propio. En el minuto 70 Toché falló una clara ocasión en boca de gol en lo que sería el preludio del tanto azul. Dos minutos más tarde Aguirre, en un desentendimiento de la defensa y el portero albaceteño que salió mal, roba el balón en el área y realiza un centro atrás que remata Cervero en semifallo para que Toché, muy oportuno, termine marcando a puerta vacía. Las esperanzas azules renacían y el Albacete comenzaba a mirar el reloj con inquietud. El Oviedo rondaba la puerta del Albacete, aunque sin crear auténtico peligro. Hasta que en el minuto 90, Cervero -siempre aportando- controla un balón, lo baja y lo pone para Borja Valle quien se interna y se saca un buen centro que Toché, que sigue casado con el gol, acierta a convertir en el empate. Se había remontado el encuentro pero los hombres de Sergio Egea no parecían conformarse con el empate y siguieron empujando para buscar la victoria ante un Albacete que seguía aculado en su área y perdiendo tiempo aun con el empate en el luminoso. Con el partido ya prácticamente terminado Erice fue expulsado por frenar con una contundente entrada por detrás un rápido contrataque del Alba. El partido concluyó con las tablas en el marcador. Un empate que esta vez supo a victoria por el desarrollo del encuentro.

Este equipo lleva nueve jornadas consecutivas sin derrotas, creciendo cada jornada. Y sigue en la pomada. Esto además lo está consiguiendo en la parte más dura de la temporada, tanto por el calendario como por los numerosas y sensibles bajas que arrastran los azules. Ha sido este el momento en que algunos jugadores, de los que menos contaban en principio, se han subido al carro, han aprovechado magníficamente sus oportunidades y el míster ha tenido el acierto y el coraje de premiarles con la continuidad: Toché, Bautista, Johannesson son el ejemplo de lo que decimos. El Oviedo suma y sigue. Y los 50 puntos cada vez más cerca...


Twitter: @ricardo9467