domingo, 31 de enero de 2016

REAL OVIEDO-DEPORTIVO ALAVÉS. CRÓNICA.

 
REAL OVIEDO DEPORTIVO ALAVÉS
54% Posesión 46%
3 Tiros a puerta 2
3 Tiros fuera 6
7 Córners 2
1 Fueras de juego 1
32 Saques de banda 25
1 Paradas del portero 2
20 Faltas 9


El Real Oviedo jugo un gran encuentro ante un más que sólido Deportivo Alavés. En la primera parte -probablemente los mejores minutos del equipo en la temporada- los oviedistas dominaron con claridad a un conjunto vasco que mostraba también sus credenciales de líder. Ya antes del gol, Koné rondó el peligro pero no atinó a rematar la faena. El partido era de cara a cara y ahí el Oviedo golpeó primero. Gran internada por banda y gran centro de Nacho López, David Fernández -¿que diantres hacía este jugador en 2ª B?- controló el balón en el área con el pecho y cedió a Borja Valle quien tras hábil maniobra acertó con las redes de Pacheco el cual quizá hubiese debido hacer algo más. El partido se ponía favorable a los carbayones que continuaron toda esta media parte con un dominio inapelable del choque: presionando bien y sin sufrir apenas en defensa: Nacho López despejó en la raya de portería un balón franco en el único acercamiento peligroso de los vitorianos. Y así: con un equipo local más que sólido que apretaba muy, muy arriba y además netamente superior se iban los dos equipos al entretiempo.

La segunda parte marcó un cambio de tendencia: el Alavés salió dispuesto a equilibrar el choque y empujó visiblemente a los de Sergio Egea contra su marco. A los dos minutos de la reanudación en una muy buena jugada trenzada por la derecha Dani Pacheco metió un gran pase interior para Manu quien puso de primeras un centro de los que vuelan desgañitándose pidiendo un remate a gol. Y Toquero no desmereció el preludio y atinó con un remate de volea inapelable e imparable. Golazo. En dos minutos el Oviedo había visto desmontada su estupenda primera parte. Y a partir de aquí, con el equipo vasco revitalizado y los asturianos algo desnortados fueron aquellos los que siguieron dominando el juego en los siguientes minutos llevando la intranquilidad a las pobladísmas gradas (¿hoy había 22500 asistentes en el Carlos Tartiere nada más?). La presión del Oviedo era menos eficiente y los visitantes parecían en disposición hasta de llevarse el partido por la zozobra que se adivinaba en el bando local. Pero Sergio Egea, como casi siempre, reaccionó con rapidez y acierto en el banquillo (minuto 56) y dio entrada a Cristian Rivera por un esperanzador Edu Bedia. Y con este atinado cambio en la sala de máquinas los azules volvieron a dar un paso al frente y a dominar el juego y volvieron a llevar al Alavés contra su área y volvieron a disfrutar de algunas oportunidades de esas que definen los partidos. Sobre todo una de Susaeta tras extraordinario envío de Erice, pero el mano a mano del eibarrés con el guardavallas del Glorioso fue para Pacheco que estuvo providencial en esa acción. De ahí hasta el final un Oviedo que buscaba el triunfo con energía y por momentos buen juego frente a un Alavés que daba por buena la igualada limitándose a contener las acometidas de los oviedistas. En este tramo Koné pareció sufrir un penalti en una jugada que el colegiado decidió pasar por alto y más tarde un ovacionado Cervero, que salió en los últimos minutos, busco su gol, el gol de todos, con un remate desde fuera del área que salió desviado por muy poco.

Un Oviedo con bajas muy sensibles plantó cara a todo un líder de la Liga Adelante e hizo méritos para llevarse algo más que una igualada. Varias cosas a destacar bajo mi punto de vista. David Fernández está alcanzando el nivel de la excelencia en su juego; su progresión es simplemente increíble. Los jugadores llamados a cubrir huecos están respondiendo a un nivel sobresaliente sobre el césped y su supuesta falta de ritmo no parece existir, ya que Bautista estuvo ¡soberbio! en prácticamente todas sus acciones y Nacho López, gran rendimiento también el suyo, demostró que tiene juego sobrado para esta categoría. Bedia empiezó a parecerse al jugador que es y Rivera sigue empujando a todos camino de una titularidad que parece en trance de conseguir en propiedad con prontitud. La maquinaria está en marcha y las noticias que nos deja el choque, resultado final al margen, son más que esperanzadoras.

En resumen, un gran partido de los pupilos de Sergio Egea que siguen elevando el nivel jornada a jornada y que ya llevan 8 sin conocer la derrota. De seguir con esta línea ascendente de juego y empaque, la larguísima segunda vuelta que acaba de comenzar, no lo olvidemos, pinta muy bien para los intereses de los fieles y sufridos aficionados carbayones.

Twitter: @ricardo9467