domingo, 24 de enero de 2016

DERROTA DEL REAL OVIEDO RUGBY ANTE EL COLISTA

Hace ya muchos años que este servidor dejó de vestirse de corto para jugar partidos como el de ayer, hace ya muchos años que miro con envidia a esos jóvenes que salen a defender la camiseta azul del principal equipo de rugby de Asturias (con parte de envidia y de orgullo de que varios de ellos hayan sido entrenados por mí en diferentes etapas, en el Oviedo Rugby y en la Selección Asturiana) y la verdad es que, alguien puede pensar que de aquella época me quedo con las victorias, los ascensos, las fiestas y los terceros tiempos posteriores…pues no, con lo que me quedo es con el compañerismo del vestuario y la amistad que reinaba, con el saberse participe de algo importante para el rugby y para el deporte en Oviedo a pesar de que la mayoría de los ovetenses y los asturianos no fueran conscientes de ello, y algunos de los mejores recuerdos no venían después de una victoria, sino después de alguna derrota en la que, como la de nuestros chicos ayer, se hubieran vaciado por conseguir.

Ayer el Real Oviedo Rugby jugó un encuentro, para mí, más que aceptable, es más, nada que objetar. Nada que objetar ante jugadores que sacrifican su tiempo y su dedicación a un deporte del que la única satisfacción que se puede obtener es el haber dado lo máximo en la victoria o en la derrota. Ayer pudo haber errores individuales y colectivos, pero ayer los jugadores se vaciaron por conseguir una victoria que era importante para las aspiraciones del equipo, que no se llegó a conseguir, en mi humilde opinión, más por mérito del rival que por demerito del Real Oviedo. Porque es importante saber que, en todos los deportes, como en el rugby, tus cuentas y tus aspiraciones también dependen de las del rival, y el rival de ayer se estaba jugando la vida deportiva en División de Honor B, y ayer ellos lograron su objetivo…nada que objetar, buen partido de los vallisoletanos, enhorabuena.

El partido comenzó con un Quesos Entrepinares que sabía se jugaba más que los ovetenses (en su alineación se encontraban algunos jugadores que podría decirse que pertenecían más a la primera plantilla de División de Honor que al filial, pero en todas las plazas hay que torear, así que…), dominando sus touches y con un control inusual para un colista de sus melés. Encerró a los ovetenses en su zona de marca y consiguió muy tempranamente un ensayo de fuerza, con un moul que los delanteros locales no lograron derribar a tiempo y los chicos del Quesos entraron y demostraron que no iba a ser un encuentro fácil. Al equipo azul le costó entrar en el encuentro, y solo cuando se vió ocho a cero después del ensayo y un golpe de castigo los locales empezaron a reaccionar, aun así la hoy más veterana de lo habitual delantera pucelana lograba controlar a los ovetenses, y las jugadas de los tres cuartos no tenían los espacios suficientes para lograr entrar. Ya mediada la primera parte Sehibou logró uno de esos ensayos a los que no tiene acostumbrados. La subida en fuera de juego, habitual en el equipo rival que pocas veces era percibida por el árbitro, en esta ocasión les salió rana, dejando el espacio suficiente para que el director del equipo ovetense el día de hoy, Javier Morán, llevara el balón en el momento preciso para que en una bonita carrera en la que sorteó a varios contrarios, el joven ala marcara un bonito ensayo que transformaría Fon. Nuevamente en ese momento comenzaría un nuevo dominio visitante que se culminaría con un ensayo no transformado de su tres cuartos después de varios minutos de defensa en su zona de 22 por parte del Real Oviedo. Ahí terminó la primera parte, con un resultado de 8 a 13 para el filial del Quesos Entrepinares.
La segunda parte siguió con un dominio alterno, con un Real Oviedo Rugby más volcado al ataque que se chocaba una y otra vez con la ferrea defensa de los hoy jugadores de rosa del Quesos. Un golpe de castigo transformado en esta ocasión por Juande puso el marcador en un 10 a 13 con el que se llegaría al final de un encuentro en el que el equipo rival marcó mejor los tiempos en la segunda parte en impidió en todo momento acercarse a la zona de ensayo rival.
La derrota, a pesar de ser inesperada (el equipo rival era el colista) tampoco es decisiva, aun quedan más encuentros en casa. No queda más que animar a los jugadores y esperar que el esfuerzo y sacrificio den los frutos que se esperan…no hay nada más desesperante que estudiar duro para un examen y suspenderlo…aun quedan más, animo.
Podeis ganar o podeis perder…da igual, os sigo envidiando.
¡Hala Oviedo! Kia Kaha! ¡¡¡AUPA LA CHAVALERIA!!!

XV REAL OVIEDO RUGBY: Bores, Rober, Pelayo; Gelo, Camporro (Pino 50’); Qessouri (Asensi 41’), Arturo, David; Fon, Xabi; Sohibou (Manu Morán 60’), Fercho (Xabi 60’), Juesas, Vity, Juande