lunes, 19 de octubre de 2015

REAL OVIEDO-AD ALCORCÓN, 3-2. CRÓNICA.

El Real Oviedo se quedó este domingo con los tres puntos en su enfrentamiento con la AD Alcorcón y se afianzó en la zona alta de la clasificación. El partido fue entretenido y tuvo emoción en su desarrollo, aunque quizá no tanta como el marcador intenta afirmar. Las virtudes y algunos de los defectos de los azules quedaron de manifiesto una vez más en lo que va de temporada en el partido de este domingo. El Oviedo sigue siendo un equipo goleador -el primero en esta faceta de los 22 equipos de la Liga Adelante- y aparentemente endeble en su faceta defensiva pues Esteban es uno de los arqueros más batidos de la tabla y el equipo muestra en ocasiones una cierta endeblez en la propia área. El Alcorcón dispuso de demasiadas ocasiones de gol ante un buen Esteban lo que pudo poner en riesgo la consecución de los tres puntos.

Conviene recordar que a estas alturas de la temporada pasada los vicios y los defectos del equipo de Sergio Egea eran los mismos que en la actualidad -en esta misma jornada de liga el equipo llevaba encajada una cifra similar de goles- y luego esa situación se supo reconducir y se consiguió una solvencia también defensiva más que destacable, acabando el equipo como el segundo menos goleado de la competición. Esa progresión es la que todos los aficionados esperamos se produzca también esta campaña pues de no ser así el equipo sufrirá en cuanto merme lo más mínimo su capacidad realizadora. El Oviedo por el momento y merced al acierto de sus hombres de punta gusta de los partidos de ida y vuelta, pero lo cierto es que no siempre va a ser posible contrarrestar dos goles de los equipos rivales por lo que el equipo ha de aprender a ganar sin necesidad de marcar tres goles cada partido. Conseguir conservar la meta propia a cero se plantea ahora como un reto para las próximas jornadas de los oviedistas. De conseguirlo su órdago esta temporada puede ser muy ambicioso.

El partido nos dejó notas sobresaliente respecto a varios jugadores casi inéditos hasta el momento: Verdés tuvo una gran eficacia y una solvencia, sobre todo aérea, que tras su lesión el equipo pareció añorar; Toché demostró que tiene buenos movimientos y gol además de lucha y entrega; se masca con rotundidad que Koné ha sido un acierto pleno de la secretaría técnica y que el africano terminará explotando más pronto que tarde a poco que recuperé la forma y finalmente un apunte sobre Cristian Rivera  quien exhibió sobre el césped del Tartiere sus credenciales de excelente jugador, ya no en fase de creciemiento o consolidación sino como una plena realidad de presente. El joven  jugador gijonés estuvo sencillamente imperial en todas sus intervenciones en el juego, consiguiendo además reamrcar su destacada actuación con la guinda del gol. Una alternativa para el once inicial que va creciendo a pasos agigantados. Gran noticia para Sergio Egea y para el oviedismo.


Twitter: @ricardo9467