miércoles, 10 de junio de 2015

Real Oviedo-Gimnástic de Tarragona. Previa.




 Resultado de imagen de escudo real oviedoResultado de imagen de escudo nastic de tarragona


Último partido de esta exitosa temporada del Real Oviedo y última ocasión para aplaudir y despedir como se merece a esta plantilla que quedará en el recuerdo de los oviedistas como aquella que nos devolvió parte de lo perdido y que nos rescató de lo oscuro. Es previsible que algunos, muchos componentes de la misma no estén con nosotros la temporada que viene, sin embargo todos permanecerán tatuados en el imaginario colectivo oviedista con los galones que se ganaron en el campo y fuera de él.

Esta tarde hay partido oficial en el Tartiere. Un partido intrascendente y sin historia. El marcador, que ya casi no recuerdo, creo que era muy ajustado -¿2-1?- así que con un simple 1 a cero los azules conseguirían refrendar lo que ya todos saben y nosotros también sabemos: esta temporada el Real Oviedo fue el mejor equipo de la categoría. Ojalá lo consigan los pupilos de Sergio Egea, pero si no es así no importa: el trabajo está hecho y los objetivos marcados están cumplidos escrupulosamente.

Estos doce años nos han cambiado: somos otro equipo, otra afición, otro espíritu. Nada puede ya dañarnos porque sabemos cuánto resistimos. Ningún equipo puede compararse a este Oviedo redivivo; ningún trofeo, logro o clasificación puede igualar lo conseguido por esta afición. Una afición que saltó al campo cuando se vio sola e hizo frente a lo ineludible, a lo definitivo y luchó con tesón por lo imposible y consiguió la victoria sin doblar en ningún momento la cerviz. Nadie, nadie más tiene ese trofeo en las vitrinas: un trofeo ganado día a día, lucha a lucha, barrizal a barrizal. Disfrutemos de ello hoy, mañana y siempre porque es sin duda nuestro hecho diferencial, nuestro patrimonio más valioso; la historia que después contaremos: yo estuve allí, viendo aquel Real Oviedo-Mosconia del 2003, aquel partido mítico...

Twitter @ricardo9467