sábado, 21 de marzo de 2015

CD Lealtad-Real Oviedo. Quedan 8 jornadas.



Estadio Les Caleyes.
15º grados. Cielo cubierto. Lluvia intensa en la segunda parte.
Césped en aceptables condiciones.
2000 espectadores, de ellos unos 1500 aficionados del Real Oviedo en el estadio maliayo.

Alineaciones:
CD LEALTAD: Javi Porrón, Turuégano, Hedrera, Méndez, Piniella, Lombán, Yosu, Espina, Jorge, Matías.
REAL OVIEDO: Esteban; Nacho López, Jonathan Vila, David Fernández, Redondo; Jon Erice, Omgba; Borja Valle, Héctor Font, Susaeta y Linares.

Goles:
1-0.          Min. 1. Susaeta. Falta lejana al área. Cuando todo el mundo esperaba un centro al área para los cabeceadores oviedistas el jugador azul se sacó de la chistera un zambombazo  potente y colocado que se coló como una exhalación por toda la escuadra de la meta maliaya. Gol de pañuelos blancos.

Cambios:
CD Lealtad
Peláez por Matías                              Min. 69
Chicho Villanueva por Yosu              Min. 74

Real Oviedo
Dioni por Font                                  Min. 70

Arbitro: Jon Ander González Esteban, colegio vasco. Buen arbitraje.

Tarjetas:
CD Lealtad
Yosu
Real Oviedo
Jonathan Vila

Nueva victoria de los pupilos de Sergio Egea que semana a semana confirman lo que ya se sabía: son de largo el mejor equipo del grupo. Da igual que el césped sea artificial, el terreno esté embarrado o inundado, sea un campo de juego con dimensiones mínimas o un gran estadio, en todo caso el Real Oviedo compite y saca adelante los partidos con una solvencia apabullante.

En el partido de este sábado, frente a un Lealtad peleón y motivado, en un terreno irregular y de reducidas dimensiones, no ha sido una excepción. Cierto es que en la primera aproximación a la meta del ovetense Javi Porrón, antes de cumplirse el segundo minuto de juego, Susaeta certificó otra vez que tiene un guante en su pierna derecha, pues en una falta lejana y aparentemente sin peligro colocó el balón lejos del alcance del guardameta negrillo con una potencia y colocación sólo al alcance de unos pocos elegidos. Quizás pueda aducirse que el bueno de Javi Porrón estaba algo adelantado, pero ser capaz de aprovechar ese mínimo resquicio como lo hizo el eibarrés es lo que concede su dificultad y su valor a este auténtico golazo. A partir de ahí el Oviedo siguió creando ocasiones con cierta regularidad, aunque sin llegar a transformar ninguna lo que hubiera sentenciado el partido. Y así con una victoria mínima en el marcador se llegó al descanso.

La segunda parte tuvo color negrillo, pues los locales salieron con empuje en busca del empate. Esa actitud de los maliayos unida a un cierto conformismo por parte de los azules propicio que el Oviedo pasara pequeños apuros en algunas fases de esta segunda parte. El Lealtad dominó aunque careció de recursos para poner en jaque a los carbayones que aguantaron con solvencia el resultado hasta terminar consiguiendo otros tres puntos.

El resultado de hoy, unido al empate de su principal perseguidor, catapulta al conjunto de la capital del Principado hasta los siete puntos de ventaja y le permite saber que, pase lo que pase en las dos próximas jornadas, los de Sergio Egea saldrán como líderes de La Condomina. Visto el juego desplegado por el equipo, su capacidad de competir y la regularidad conseguida parece, a día de hoy, muy difícil que nadie pueda disputarle a los azules el ansiado primer puesto. Las cosas se han hecho excelentemente y los resultados saltan a la vista. La cuenta atrás para el título ha comenzado en Villaviciosa.

Twitter: @ricardo9467